EL DRAGÓN ROJO: Thomas Harris

Autor: Thomas Harris

Año de publicación: 1981

Género: Thriller, misterio

Sinopsis: Dos familias aparecen asesinadas en sus casas durante la luna llena de dos ciclos lunares consecutivos. El FBI, que no consigue avanzar en su investigación, le quedan menos de veintiocho días para detener a El Dragón Rojo, antes de que este cometa su siguiente asesinato. Esta situación desesperada les obligará a recurrir a William Graham, un policía retirado especializado en análisis del comportamiento. Graham para detener a El Dragón Rojo utilizará todos los medios disponibles, incluso solicitar la ayuda del doctor Hannibal Lecter, a quien él mismo encarceló.

Mi opinión: La primera impresión que he tenido al leer esta novela, es que estaba ideada desde el principio para ser adaptada al cine. No tiene demasiadas descripciones y tampoco son muy detalladas. Tan solo se explaya en este sentido al describir los escenarios de los crímenes y algunas situaciones concretas en las que resultan imprescindibles. Refuerzan esta sensación la profusión de diálogos y las brevedad de las frases, que suelen ser directas.

No es una novela que destaque por su calidad literaria, pero la trama es potente y el texto es muy fluido. Se lee casi sin que uno se dé cuenta. En definitiva, nos encontramos ante un best seller en potencia. En 1981 el concepto de asesino en serie era de reciente creación y por tanto, esta novela fue una de las primeras incursiones literarias en el género. Algo que no se le puede negar es originalidad y una idea más que interesante.

El punto fuerte de esta novela son los personajes. William Graham, Hannibal Lecter y El Dragón Rojo son personajes sólidos y bien construidos. Resultan muy interesantes debido a su gran inteligencia y a sus comportamientos peculiares. El personaje de Hannibal Lecter destaca dentro de esta terna porque además es refinado y manipulador. La mente del doctor es retorcida y, como le ocurre al personaje de Sherlock Holmes, necesita tener la mente ocupada con nuevos desafíos.

A pesar de que Hannibal solo aparece en un par de escenas en toda la novela, su sombra acechará detrás de cada esquina. Este personaje maneja los hilos de la historia como un titiritero, haciéndoles bailar al son de sus caprichos.

Algo que a veces me ha resultado molesto es que Thomas Harris cambia de una escena a otra sin dar la sensación de haber terminado la primera. Esto crea un poco de confusión, aunque tras leer un par de frases ya has comprendido que estás en una nueva escena, como digo, resulta confuso y molesto.


El éxito cinematográfico de la oscarizada El silencio de los corderos hizo casi inevitable la adaptación al cine de El dragón rojo. Thomas Harris, debido a la fascinación del público por el personaje de Hannibal Lecter, escribió dos novelas más en las que el psicópata sibarita pasó a desempeñar un rol protagonista. La versión cinematográfica de El dragón rojo es muy fiel a la novela, la copia casi plano a plano.

Publicar un comentario