Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

Asesinas de felpa: Matilda

    Los padres de Irina despertaron aquella mañana de buen humor. Habían dormido plácidamente, y fueron a la habitación de su hija antes de  ir a tomar el desayuno. 
    La niña tenía pesadillas desde hacía tanto tiempo, que no era capaz de recordar cuando habían comenzado. Eras muy pequeña, le decían sus padres, no te preocupes, pronto desaparecerán. A estas alturas ya sabía que sus padres solo trataban de consolarla, las pesadillas no desaparecerían pronto, tal vez nunca. Sin embargo, sus palabras la reconfortaban, aunque fuese tan solo durante unos instantes. Unos valiosos segundos de calma en aquella tempestad constante que era su mente pueril. Entonces se acurrucaba en la cama y sonreía con profusión, tratando de disfrutar intensamente su tan etérea felicidad.    Un día, viéndola sonreír, su padre decidió comprarle un muñeco de felpa para que lo abrazase y estrujase tanto como necesitara. Visitó varias tiendas de juguetes buscando el peluche perfecto para su amada hija. Al atard…

Zicatrizes, libro 2º, capítulo III: Zigoto

─ ¡Ostia puta! ¿Pero cómo puede ser? ─ exclamó Víctor al ver a su suegra.

─ ¿Sorprendido? Yo también he salido de mi tumba, o te crees que iba a ser menos que tú ─ respondió la vieja zombi.

─ No, no, claro que no... Claro que no... En fin... ¿Qué tal te encuentras?

─ Extraña, tengo un sabor muy fuerte en el paladar, como a orina. ¿A vosotros también os pasa?

─ Oh sí, sí, todo el rato. Por eso tomamos cerveza. Te ofreceriamos una, pero se nos han acabado ─ dijo señalando a la montaña de latas vacías.

─ Qué lastima, me apatecía una.