Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

La espera

Me senté a esperarle con mi escopeta de caza recostada sobre el hombro derecho. Elegí un lugar soleado y una vieja mecedora de madera para que la espera me fuera más llevadera. No sabía cuánto tiempo podría tardar. Maldije por no haber preparado nada para comer. Malhumorado, alcancé el teléfono con la mano izquierda y marqué mecánicamente el número de la tienda de comida para llevar. Pedí una pizza medina, para variar. Seguramente, en cuanto ven el número de mi casa, automáticamente anotan el pedido sin esperar a atender la llamada.